Header Ads

Entérate:

CoopManoguayabo celebra la llegada de su socio 10 mil


Santo Domingo Oeste.- La comunidad cooperativista de Manoguayabo está de fiesta, pues después de 73 años de su fundación ha alcanzado una cifra de socios que años atrás esperaban, pues significa el crecimiento económico que una sociedad necesita.
 La presente gestión encabezada por su presidente, el licenciado Pedro N. Guzmán, ha ingresado sólo en su período 2,700 nuevos socios, por medio a las iniciativas asumidas han dado a conocer entre la comunidad el trabajo realizado por años y esto ha motivado a los residentes a unirse al lugar al que siempre debieron pertenecer, en el que gracias al esfuerzo mancomunado han fortalecido su economía, la Cooperativa de ahorro, crédito y servicios múltiples Manoguayabo (CoopManoguayabo) llegando a alcanzar hasta la fecha los 10,000 socios inscritos y activos.
 El señor Andrés Agüero se convirtió en el socio 10,000, un nuevo miembro que busca hacer crecer su negocio y que ve en CoopManoguayabo el lugar idóneo para lograr su propósito, ya que desde el mismo momento en el que una persona es admitida puede aplicar a los servicios y préstamos que se ofrecen.
 Los asociados no son lo único que ha aumentado, pues la administración actual ha logrado incrementar la cartera de crédito de 130 millones a más de 230 millones de pesos.
 Los datos ofrecidos revelan que los activos totales han aumentado de 173 millones a más de 270 millones lo que representa un aumento sin precedentes en la historia de esta cooperativa. Los resultados del ejercicio expresados como excedentes superarán en más del 100 % a los del año anterior pasando de 3.5 millones a unos 7.5 millones al cierre del 2019.
 “Ver llegar al socio no. 10 mil a la cooperativa me hace pensar en el ejemplo de las hormigas quienes son laboriosas, persistentes y resilientes,  pero más que todo esto son optimistas. El socio 10 mil es motivo para seguir adelante trazándonos metas cada vez más retadoras que nos obliguen a  ir no tanto por la cantidad sino por la calidad teniendo como norte, siempre, la satisfacción de nuestros asociados” expresó Guzmán, con una alegría que reflejaba la satisfacción de un trabajo que por años se ha venido ejerciendo.
 Andrés Agüero, soldador de profesión, pensionado desde hace nueve meses, a sus 61 años y después de cinco hijos y mucho trabajo se percató de que a pesar de los esfuerzos no sería suficiente alcanzar una estabilidad económica.
 Recuerda que una de sus hijas mayores siempre le decía que si no ahorraba efectivamente no vería el fruto de su esfuerzo, por tal motivo siempre le aconsejaba unirse a una cooperativa para hacer que valiera la pena el sudor de su frente y así poder alcanzar un nivel de seguridad adecuado a sus necesidades.

Muchos amigos y familiares que hacen vida cooperativa le invitaban a sentir la experiencia de un trabajo en conjunto con la comunidad, pues a pesar de tener ya 35 años viviendo en las proximidades de CoopManoguayabo no había tomado la decisión de ingresar a ese nuevo estilo de economía.
 Se dedicó por muchos años a los empleos privados pero ahora, llegado su retiro laboral para las empresas a las que prestaba servicios se vio motivado a hacer de la soldadura su modus vivendis, y para hacerlo funcionar debe empezar en invertir dinero para que le genere ingresos.
 En bancos comerciales intentó echar para adelante depositando su capital y esperanzas, pero no vio en ello algo para futuro ya que no estaba dispuesto a tomar prestamos por las altas tasas ofrecidas por lo que terminaba retirando lo guardado y utilizándolo para otras cosas de menor importancia.
 Por la insistencia de las amistades, principalmente las socias María Francisca Montero y Nancy Guzmán, se acercó a CoopManoguayabo, donde le brindaron la información que por años necesitó y que no se atrevió a pedir en ese entonces, pudo ver que gracias a una membrecía en esa institución lograría alcanzar su objetivo, obtener las herramientas que precisa para incrementar sus ingresos.
 Ya es momento de aprovechar la oportunidad que siempre ha estado disponible para mi, y lamento no haber tomado esa decisión antes, se que aquí lograré comprar mi camión para transportar mis trabajos, y así también generaré empleos para que otros al igual que yo sean beneficiados. Tengo la certeza de que mi negocio va a crecer”, así se pronuncia Don Andrés ahora, convertido en el socio 10,000 de su nueva familia, la familia cooperativista.